);
Utah Jazz

Utah Jazz puede compensar los puntos de Bojan Bogdanovic, pero ¿puede tapar su papel?

Cuando se supo que Bojan Bogdanovic firmaba por Utah Jazz la reacción fue doble: qué gran fichaje y qué gran cantidad de dinero. En Salt Lake City tuvieron que soltar muchos millones para hacerse con el croata, pero era el fichaje que necesitaban. Incluso visto el uso que le han dado está resultando mejor que otro que habría salido más barato y que se barajó en su día, Nikola Mirotic, por el que presentaron oferta.

Quizás lo que no esperábamos tras esos más de 73 millones comprometidos por cuatro años era ver a Bogdanovic con tanto balón. El traspaso por Mike Conley daba al Jazz el generador secundario y tirador de volumen que querían situar al lado de Donovan Mitchell, rol en el que Rcky Rubio no encajaba. Ya sea por plan inicial o por los problemas de Conley, ha sido Bogey el que mejor ha conectado con Mitchell en la temporada.

Más | Informe: Bogdanovic pasará por quirófano

Sin embargo, los problemas han llegado durante la suspensión por coronavirus. Primero fueron los cortocircuitos entre el propio Mitchell y Rudy Gobert, asunto en el que la franquicia trabaja y confía que sea un alto en el camino. Dificultades en la relación entre sus dos estrellas supondrían un borrón y cuenta nueva en el proyecto, ya sea para bien o para mal. Y un mercado como Utah no puede prescindir a la ligera de figuras All-Star.

A esto se suman, en las últimas horas, el paso por quirófano de Bojan Bogdanovic y la marcha de un hombre de la casa como es Walt Perrin, vicepresidente del personal de jugadores. Perrin ha sido parte de la cultura del Jazz durante casí dos décadas. Una hoja de ruta intachable para el respetado jefe de scout de la organización, que pone rumbo a los Knicks de Leon Rose, donde realizará el mismo papel con un aumento de salario.

Más allá de las evidentes consecuencias, esta suspensión viene con una ración extra de malas noticias para la afición de Utah. Dejando de lado el ruido del asunto Mitchell-Gobert y la dolorosa salida de Perrin, la ausencia de Bogdanovic para una hipotética reanudación de la 2019-2020 supone un mazazo terrible para el Jazz.

El timeline de la operación de Bogdanovic

Las molestias en aumento que sufre el croata en su muñeca derecha, la de tiro, lo llevan a decidirse por la intervención, aunque sin duda el momento actual es relevante. Según The Athletic, esta incomodiad comenzó en algún punto de finales de noviembre: desde diciembre y hasta el parate promedia 19,5 puntos con series del 43% en tiros de campo, 39,3% en triples y 91,1% en libres.

Es decir, Bogdanovic lleva tiempo jugando lesionado y los dolores han ido en aumento. El cuerpo médico del equipo iba realizando pruebas sobre el estado de su muñeca y no ha sido hasta estas semanas en las que se ha optado por la operación. ¿Hubiese sido igual de seguir en la temporada en juego? A estas alturas estaríamos en Finales de Conferencia Oeste, así que es posible que Bogdanovic hubiese retrasado la intervención hasta donde hubiese llegado el Jazz.

Más | Cinco historias de la temporada de los Jazz

Esta práctica habitual de jugar lesionado e intervenirse nada más terminar la campaña es muy habitual. Sin ir muy lejos, Paul George jugó tocado del hombro el final de la 2018-2019, bajó su rendimiento en Playoffs y pasó por el taller. La consecuencia fue perderse el inicio de la 2019-2020. Es viable que este fuese el plan original de Bojan y Utah.

Por desgracia, la realidad es bien distinta. En caso de que vuelva la 2019-2020 y se terminen disputando los Playoffs en el formato que sea, el Jazz no dispondrá de Bogdanovic. Esa es la única certeza.

La pérdida del principal refuerzo veraniego

Dennis Lindsey, GM del equipo, modernizó el plantel en verano. El Jazz usaba un quinteto con dos jugadores sin tiro y uno de poca seguridad en el lanzamiento exterior. Usar dos interiores como Derrick Favors y el propio Gobert limitaba ya en gran manera el espaciado y opciones ofensivas. Si a ese cóctel sumaban un amasador de balón con problemas desde el triple como Rubio, el resultado era una ofensiva mal construida.

Utah apostó por sacar a Favors para meter al conocido como cuatro abierto ofensivo y prescindieron de Rubio. El plan pasaba por potenciar a Mitchell, su pick&roll con Gobert y que tuviesen a tres tiradores a su alrededor. La hoja de ruta tenía sentido en verano y sigue teniéndolo ahora, por mucho que los problemas físicos de Conley hayan complicado su adaptación.

El asunto reside en cuál fue la principal incorporación del equipo. Y sin duda la respuesta es Bojan Bogdanovic. Por inversión de dinero y años, y por el papel que tendría en cancha. Utah ha cambiado y no solo por él, aunque el impacto del croata es notable. El Jazz ha cambiado más de lo que pueda parecer en pocos meses por mucho que su estilo de juego sea el de los últimos años.

Hay que tener en cuenta que los cambios han sido profundos. Es el mismo Utah Jazz, aunque también distinto. Durante las últimas temporadas la costumbre ha sido verlos al alza, crecer desde la adversidad y completar una segunda parte de campaña sobresaliente, en comparación de una primera decepcionante. Las lesiones eran el principal argumento otros años, en este se ha visto progreso tras probar diferentes alineacines y lidiar con los problemas físicos de Conley.

¿Son mejores estos Utah Jazz o los de años anteriores? Sin duda los de la 2019-2020 tienen un potencial ofensivo mayor por plantel y defensivamente tienen las piezas para conseguir los rendimientos del pasado. La cuestión es demostrarlo sobre el parqué y si el proyecto no ha sufrido resentimiento o problemas de química.

Más | Una montaña llamada Utah, ¿cuál es la verdadera cara del equipo?

Las alternativas en la rotación para suplir a Bogdanovic

Tras varios cambios y anuncios extraños de Shams Charania, Quin Snyder tiene asentado un quinteto titular con Mitchell y Conley, Royce O´Neale y Bogdanovic en las alas y Gobert como ancla. Esta alineación presenta puntos, versatilidad y defensa. Muy diferente a lo del año pasado. ¿Cómo hará Snyder? La solución más obvia sería devolver a Joe Ingles, jugador que ha alternado el rol de titular y sexto hombre durante la temporada.

Incluir al australiano permitiría a este hacer las veces de Bogdanovic con el balón en las manos. Si bien el croata se orienta a la anotación, Ingles puede hacerse con esa carga de responsabilidad de descargar a Mitchell, algo fundamental para el Jazz. Porque esa ha sido la principal virtud de Bogey: en Utah le han dado más peso que nunca y han destapado su calidad como anotador en tres niveles, no solo como tirador.

  • Más tiros que nunca: 16,2 por 36 minutos, su máximo eran 14,7 (en una temporada completa) con Pacers en la 18-19
  • Mayor uso de su carrera: 25,6% por el 22,4% con Pacers en la 18-19
  • Más que un tirador en catch&shoot: desciende su frecuencia en c&s (de 41,5% frecuencia a 39,4%) y aumentan los tiros con 3-6 dribles (de 21,5% frecuencia a 24,7%)

Ingles es un perfil diferente. Un jugador inteligente, lento y que aprovecha sus ventajas y lectura de juego. Puede anotar, sin duda, pero mientras Bogdanovic es un killer, una figura orientada a anotar jugada tras jugada, Ingles tiende al pase. El australiano puede ayudar en esa responsabilidad sobre balón, el escudero que necesita Mitchell. Ahora, necesitan que un jugador de un paso al frente como anotador. ¿Quién? Mike Conley.

Aunque sea posiblemente la peor temporada de su carrera, existen motivos para el optimismo. Después de perderse 19 encuentros por lesión, Conley ha mostrado su mejor versión con el Jazz. Su rol ha sido más de apoyo que protagónico, al que siempre ha estado acostumbrado en Memphis. Ejercía de tercera opción anotadora, como manejador secundario tras Mitchell y tirador abierto. En los últimos 19 partidos promedió 14,1 puntos y 4 asistencias con un 46% en tiros de campo y un 39% en triples (5,4 intentos). Es el momento de que Conley gane fuerza como anotador. El Jazz necesitará darle más tiros.

Mientras Ingles y Conley se reparten las tareas de Bogdanovic, Jordan Clarkson seguirá en su rol de sexto hombre anotador que tan bien lo está sentando. Todos los jugadores ganarán minutos, aunque debería ponerse especial atención en Georges Niang. Si jugaría o no en Playoffs es una incógnita, aunque de volver primero la temporada regular, Snyder debería aumentar su presencia.

Niang es un alero de 2 metros de altura, inteligente y con buena mano. No es ninguna maravilla y está a años luz de Bogdanovic, pero puede aportar gracias a su regular acierto exterior (41,6% en triples, 3,2 intentos en 13,3 minutos). Una pieza desconocida que puede tomar por sorpresa a varios defensores rivales, especialista desde las esquinas (43% en su carrera).

¿Quién será la amenaza exterior de Utah?

Utah puede suplir los puntos de Bogdanovic. Tiene a un Mitchell que siempre puede asumir más carga, a Conley, a Ingles y a Clarkson. El problema no es ese, sino quién será su peligro constante desde el triple. O´Neal, Ingles, Conley o Niang son jugadores de confianza para permanecer abiertos y obligar al defensor a respetar su lanzamiento, pero quedan muy lejos de la amenaza que supone Bogdanovic.

El croata ha traído sus puntos y su tiro, su capacidad de aparecer en el clutch, pero también líneas de pase para Mitchell y Gobert, jugadores que necesitan moverse por la zona. Sin Bogey, el espacio se reducirá y es posible que las defensas rivales apuesten antes por cerrar al dúo estrella dentro y permitir el lanzamiento exterior, a primar el proteger el perímetro sin Bogdanovic.

Ese es el verdadero problema de Utah. Pueden compensar los puntos de Bogdanovic de diferentes maneras, pero ¿cómo compensan lo que supone a nivel táctico y la atención que genera en el equipo rival? Simplemente no pueden. Ningún jugador del plantel tiene sus características, ese gatillo tan veloz, ni mucho menos su fama de anotador.

La 2019-2020 de Bogdanovic ha sido de auténtica élite en lo que a anotación de volumen se refiere. Pocos jugadores en la NBA han alcanzado sus cifras, por lo que es imposible encontrar alternativas en el plantel de Utah a lo que ofrece el croata. La mayor baza de la que disponen es alimentar a Mike Conley y confiar en que el veterano base muestre una versión lo más cercana posible a la de sus años en Memphis.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Eboua
¿Una nueva joya para el Miami Heat?
Juan Estevez
klay-thompson-063019-ftr-getty.jpg
¿Qué pueden hacer los Warriors con la DPE?
Juan Estevez
marc gasol
Gasol: "Lo correcto era ir con los Lakers
Sergio Rabinal
Joel Embiid
Embiid: "Le debo un campeonato a Philadelphia"
Agustín Aboy
Hassan Whiteside
Whiteside, apuesta de Sacramento
Agustín Aboy
LeBron James Lakers
La Agencia Libre de Lakers vs. otros campeones
Agustín Aboy
Más noticias