);
NBA

Vidas NBA: Sergio Hernández, una referencia absoluta de los entrenadores internacionales

Sergio Hernández
Hernández, entrenador de la Selección Argentina. Getty Images

Nueva semana, nuevo estreno de "Vidas NBA", el podcast que explora las historias de jugadores, entrenadores, ejecutivos y otras figuras hispanohablantes alrededor del mundo de la NBA, producido por NBA Latam y narrado por Álvaro Martín, toda una referencia de la NBA en nuestra región.

Más | Episodio 1: Luis Scola | Ep. 2: Greivis Vásquez | Ep. 3: Iván Maggi | Ep. 4: Jomar Varela-Escapa | Ep. 5: Raul Neto | Ep. 6: Pau Gasol | Ep. 7: Braian Angola

En esta oportunidad, una más que interesante charla con Sergio Hernández, mucho más que el entrenador de la Selección Argentina que viene de conseguir el subcampeonato del Mundial de China 2019. "Oveja" es toda una referencia del deporte de su país, y también uno de los más respetados técnicos a nivel internacional. Como es habitual, entrega un concepto rico detrás de otro sobre muchísimos temas: el significado de la NBA en sus comienzos, el eterno debate de la diferencia entre el juego NBA y FIBA, las opciones de los entrenadores extranjeros en la NBA, el crecimiento de la mega data en básquet, y más.

Pueden escuchar la conversación en el siguiente link, y a continuación dejamos lo más destacado.

El significado de la NBA en sus comienzos

"En Bahía Blanca, el básquet no es un deporte sino que es cultura, religión. Jorge Severini llevaba la filmografía NBA a un cine en Bahía Blanca, y todos los amantes del básquet íbamos a ese cine, haciendo grandes colas, para ver jugar a, no sé, Pete Maravich o el Doctor J., para poder tener una idea en imágenes de lo que era la NBA. Teníamos la revista "Encestando" en Bahía, que fue muy prestigiosa, y de alguna manera era también poder ver de cerca un lugar de fantasía. La NBA sigue siendo un lugar de fantasía porque se encarga que así lo sea, y me parece excelente porque es un producto que maravilla al mundo. La NBA es la mejor empresa deportiva del mundo, por arriba de cualquier otro deporte. La NBA no tiene rival. Y esto es una mirada personal de alguien que es hombre del deporte, por encima del básquet, y vengo de un país donde el fútbol es el deporte número 1, 2 y 3 por arriba de todos. Como niño era un lugar de fantasía. Mis hijos heredaron eso y juntos analizamos, vemos y seguimos la NBA. En esa época en Bahía se lo teníamos que agradecer a un par de personas, y era un lujo".

Los estilos de juegos NBA y FIBA

"Hubo un momento de una grieta enorme. Hasta los fanáticos se habían entusiasmado en un momento donde los mejores partidos eran los que menos puntos recibían, cuando había un partido que salía 55-52 parecía que la gente salía feliz de la cancha, un poco con este mensaje que viene del fútbol. Con todo cariño que le tengo porque es un deporte que amo, pero el futbolero todavía tiene esta idea de que el mejor resultado es el 0-0, el concepto de la defensa como la madre de todos los logros. Y la NBA no es que subestime la defensa, pero hasta por una cuestión de reglamento ves que es algo que favorece al ataque permanentemente, y su concepción es esa. La NBA y FIBA van a ser un deporte diferente siempre de cierta manera. Uno fabrica espacios y el otro le cierra espacios a través de la defensa, por lo tanto los entrenadores y jugadores que estamos en FIBA aprovechamos esa fase del reglamento, y la NBA aprovecha también eso para favorecer su ataque".

"De a poco esa grieta se empezó a cerrar. La NBA, al tener que ir a jugar los torneos FIBA con esas reglas, empezó a tirar un poco para ese lado. A tu rival lo empezás a admirar cuando te gana en un determinado momento. A tu "enemigo" lo subestimás mientras que lo dominás permanentemente. Cuando el otro te domina te da bronca pero logra cierta admiración y curiosidad. Entonces, la NBA no sólo a nivel selección se tiene que aggiornar y prepararse para jugar FIBA, sino que algunos equipos NBA, con San Antonio Spurs como el más visible de todos, empiezan a decir 'che, se puede jugar con la misma audacia, velocidad y dinámica, pero con un poco más de ciencia de juego colectivo, sin depender tanto de las individualidades'. Y ahí se acerca la NBA a FIBA, tanto que después vuelve a ser imbatible. Y eso, en los últimos dos o tres años, lleva a que FIBA se acerque a la NBA, es al revés. Si mirás lo que pasó en el último Mundial, en cómo fueron los resultados de los partidos, fueron altísimos. Los equipos FIBA nos dimos cuenta que también se podía jugar estructurado, ordenado, disciplinado y defensivo pero mejorando la velocidad de ejecución. Por lo tanto, ahora la brecha no es tan grande. El otro punto es que la NBA hace años le abrió las puertas al mundo, se llenó de jugadores internacionales, y esos jugadores les dan a las selecciones ese mix NBA-FIBA".

Las enseñanzas de enfrentarse contra los NBA

"En el Mundial de 2006 me pude dar cuenta que el básquet era mucho más simple de lo que yo pensaba. Que la ejecución del plan siempre era más importante que el plan mismo. Hasta ese momento yo pensaba que el sistema y el plan estaba por encima de las individualidades. El verdadero secreto de todo deporte son los atletas. Si a esos atletas vos les das un buen plan y lo ejecutan como saben según sus cualidades y talentos, todo va a funcionar bien. Sin esos talentos, el mismo plan no funciona".

"Nosotros enfrentamos a Estados Unidos por el tercer puesto en 2006. Lamentablemente éramos dos equipos un poco deprimidos, porque los dos teníamos la ilusión de más, y encima jugamos 19 horas después de haber perdido contra España. Así y todo, me alcanzó ese partido para darme cuenta muchas cosas. En 2007 los enfrentamos en el FIBA Américas en Las Vegas, clasificatorio para los Juegos Olímpicos 2008. Yo tenía muchos jugadores no NBA en el equipo, el 90%. Les dije 'para jugar contra estos jugadores, hay que jugar de manera diferente'. Cuando en un partido FIBA ves una ventana de pase abierta, contra ellos está cerrada. Cuando creés que tenés el tiro abierto, no está. El jugador te mira como diciendo 'está exagerando', pero a los 3 minutos tuve que pedir tiempo porque íbamos perdiendo 14-0, y eran todas pérdidas contra Jason Kidd, Kobe Bryant o LeBron James que en la primera línea parecía que tenían un guante de béisbol en la mano. Y los pases eran de Pablo Prigioni o Carlos Delfino por ejemplo, jugadores buenísimos que en el mismo timeout me reconocieron que tenía razón y me dijeron que lo iban a solucionar. Lo hicieron y jugamos un partido digno. La realidad es que hay que acostumbrarse a jugar contra ellos, y eso te hace mejor. Siempre te hace mejor jugar contra los mejores. Ginóbili no hubiese sido Ginóbili si no hubiese jugado en la NBA, no hubiese llegado hasta donde llegó. La NBA te pone el techo en el cielo. No hay techo. Vos podés desarrollarte todo lo que quieras en cualquier otro lugar del mundo, incluida la Euroliga, que es una liga fantástica, la segunda mejor del mundo, pero hay un techo porque existe la NBA".

Los entrenadores extranjeros y sus chances de éxito en la NBA

"Cuando uno habla de tener éxito, no habla de ganar. El éxito no está emparentado con ganarle al otro como la gente cree, ni la derrota está emparentada con perder contra el otro. Se puede tener éxito sin el ganar que a veces el fan y el periodismo exige. Entiendo que cualquier entrenador puede tener éxito más allá de que los ojos del entorno no lo vean. Eso está absolutamente claro. En el deporte suena un poco lírico".

"La NBA tiene una barrera y por eso es un poco difícil ir como entrenador, que tiene que ver con la concepción del juego en función de sus diferencias en el reglamento, bien usadas por aquellos que sí nacieron y se criaron en la NBA, que para ellos es normal. Lo mismo le sucedería a Popovich si, por ejemplo, tuviera que ir a dirigir a San Lorenzo en Argentina. No se trata de si Popovich es mucho mejor que Julio Lamas o no, sino que es el contexto, es lo que hace falta, cómo vos te movés como un pez en el agua dentro de tu competencia y con tu tremendo conocimiento".

"El liderazgo se basa en conocimiento. Un grupo te va a seguir de acuerdo a tu conocimiento, no a tu simpatía, no a tu personalidad excéntrica, no excéntrica, introvertida o extrovertida. Obviamente que hay un talento para ser entrenador como lo hay para el jugador, pero el conocimiento es la base de todo liderazgo. Entonces, llevar a alguien que no tuvo el pasado como jugador o como asistente, directamente como entrenador en jefe, puede ser una situación problemática. Si yo tuviera que aconsejar a un dueño, le diría que le diera uno o dos años de asistente y, si te gusta o le ves potencial, listo. Un entrenador que llega a la NBA, sobre todo después de haber dirigido muchos años a nivel internacional, no necesita más de un año en la NBA como para saber de qué se trata. Pero yo no tengo dudas de que hay muchos entrenadores en el mundo listos para dirigir en la NBA. Y también tengo claro que es normal que la NBA vaya por los suyos, eso es absolutamente normal".

"La experiencia es muy importante. Y los entrenadores con experiencia se deben seguir capacitando. Si se duermen en su propia experiencia y sólo hacen lo que les dio resultado hace unos años también van a tener problemas. Pero gracias a Dios estamos en un deporte que es tremendo, dinámico y cambiante. Acá cambia una pequeñísima parte del reglamento y cambia la táctica y hasta quizás la estrategia, entonces nadie se puede dormir. La NBA contrata talento. Si tenés 20 años está bien, y si tenés 78 está bien también. Es como que dicen 'dame calidad, a mi no me cuentes cuántos años tenés, dónde naciste... No me interesa si naciste es Sudamérica, Asia... Dame calidad'. Eso lo valoro muchísimo".

La opción de trabajar en un equipo NBA

"Yo no sé si podría hacer un trabajo de laboratorio como entrenador. Necesito hacer campo, necesito estar en acción, y tengo claro qué es lo que puedo aportar en función de la experiencia que he acumulado y qué no, porque hay trabajos que hace muchos años los hacen mis asistentes, por lo tanto yo no estaría para hacer un trabajo de un asistente novato. Pero la NBA está siempre dentro de las posibilidades".

"El entrenador deportivo de alta competencia, a menos que hayas nacido donde está la mejor liga del mundo, está con la maleta a medio abrir y cerrar, salvo que se te vaya el hambre de nuevos desafíos. A mi no se me ha ido. A mí me ofrecieron ser Director de Deportes de la Provincia de Buenos Aires, que es algo muy fuerte. Les dije que me encantaría y agradecí por la oportunidad, pero eso significaría dejar de ser entrenador y yo no estoy dispuesto a dejar de serlo. El básquet está en Argentina, Estados Unidos, Asia, Europa... Donde esté la mejor oportunidad, estaré".

La mega data y la informática en el básquet

"Es un tema central hoy por hoy, uno no puede estar fuera de eso, porque hay muchísima forma de obtener datos, tantos estadístico como tácticos. Tengo un cuerpo técnico increíble en la Selección, que me traen números que no sé ni siquiera de donde los pueden llegar a sacar. Trabajamos con estadísticas avanzadas, porque ya no me sirve lo que usábamos antes. O sea, ni siquiera me sirve si tal jugador hizo 15 asistencias. Yo quiero saber cómo las hace, porque quizás hasta me conviene que ese jugador haga 15 asistencias contra mí y se las permito. Hay datos que históricamente parecían una cosa y hoy hasta ya se duda de eso. Que un jugador tuviera una gran cantidad de asistencias históricamente lo ponía en un lugar de generosidad. Hoy, entendemos que puede ser un jugador más egoísta que generoso porque fuerza las asistencias. Un jugador que cuando tiene la pelota en sus manos no considera otra cosa que no sea una asistencia, va a hacer buenos números pero no lo pone en un lugar de jugador generoso, que juega para el equipo y que con esos números logra que su equipo gane, sino todo lo contrario. A lo mejor, en lugar de generar esas 15 asistencias para las cuales fuerza muchas situaciones, si pasara antes el balón y bajara a 8 asistencias pero su equipo ganara, sería mucho más peligroso y a mi me preocuparía mucho más".

"Todo eso te lo da la estadística avanzada. Hace 15 asistencias: ¿qué pasa con ellas? ¿cuántas son las que no llegan a destino, cuántas pelotas pierde por hacer 15 asistencias? ¿Cómo está su equipo en el +/- cuando él está como pasador? Todo eso te lo dan los números. El tema es que después los entrenadores principales tenemos que tener un tamiz increíble, porque al jugador le tiene que llegar la información justa y precisa, la mínima posible, para que el jugador la pueda usufructuar y ponerla al servicio del juego para tratar de ganar el partido. Es peligroso. Si vos sos jugadores mío y yo te siento dos horas antes del partido o un día antes para ver el video del rival, y te muestro miles de estadísticas y una hora del rival para mostrarte todo lo que yo sé del rival, no me doy cuenta pero a medida que van pasando los minutos vos te vas achicando, te vas haciendo más pequeño y vas viendo al rival cada vez más grande. Entonces, lo único que estás haciendo con los datos es perjudicar a tu propio equipo. La mega data es fantástica, bienvenida. Me encanta, la disfruto y quiero aprender, pero como entrenador principal tengo que usar lo justo y necesario. A lo mejor son tres cositas de 3.000 que me trajeron".

"Lo más importante siempre es tu equipo, por más data que haya. Generalmente, el entrenador usa los datos para el otro. Existe esta estupidez que se ha instalado hace muchos años de que la defensa gana campeonatos y el ataque partidos, cuando la defensa no gana nada separada del ataque, ni el ataque lo hace separado de la defensa. Es el juego en sí. Nosotros hicimos cuartos de final contra Serbia y semifinal contra Francia en el Mundial. Analizamos, más con el cuerpo técnico y no tanto con el jugador, que Serbia nos iba a meter sí o sí 85-88 puntos como mínimo, y no había manera de dejarlos en menos de eso, por lo tanto teníamos que ir a buscar nosotros un marcador alto. La única manera de ganarle a Serbia era llegar nosotros a 100 puntos o estar ahí, y lo hicimos. Francia: no hay manera que le metamos más de 80 puntos, porque defiende como pocos en este Mundial. Teníamos que bajar el partido a 70, dejarlos a ellos por debajo de la cifra. Lo logramos y pasamos. ¿Entonces qué somos, los que defendimos mal contra Serbia por dejarlos arriba de 80 puntos, o los que defendimos mejor que nadie porque lo dejamos a Francia en 60 y pico? Vos tenés que hacer lo que el partido requiere para que tu equipo gane, todo lo que esté al alcance de tus manos. Para eso nos contratan, para sacar lo mejor de nuestro grupo".

La formación de jugadores y jugadoras con el "mal ejemplo" NBA

"Esto es como todo, es como si tenés miedo de que tus hijos emulen ciertas cosas que pueden hacer otros chicos que tienen otras posibilidades, y tenés miedo que tus hijos sufran esas situaciones, porque queriendo copiar esas cosas pueden caer en algún problema. Todo va a depender de la formación que tenga cada joven. Si yo tuviera a cargo grupos de jóvenes, no tendría miedo por algunos no tan buenos ejemplos que se puedan ver, y ni siquiera los tomo como malos ejemplos".

"No cualquiera puede ser entrenador formador. La carrera del entrenador deportivo debería ser universitaria. Ningún entrenador deportivo debería serlo porque jugó bien a ese deporte. Debería ser una carrera universitaria porque debe tener metodología, didáctica, psicología evolutiva y un montón de cosas, porque a nivel formativo un padre te está dando a lo más sagrado para que lo tengas vos una hora por semana o por día. Cuando te miran a los ojos lo hacen como diciendo 'no me lo arruines. No te pido a un Ginóbili, sino que lo traigo porque quiero usar al deporte como herramienta de educación'. Y a nivel de alta competencia, el deporte es la cuarta economía del mundo hoy, entonces por qué vamos a ser gente no preparada los que estemos a cargo de la estrategia y la táctica, y antes y después comunicar. Hay que terminar también con esta cosa de que si me ponés un micrófono adelante y yo estoy enojado porque perdí, le echo la culpa al árbitro y digo que hay una mano negra, que la organización, que no nos quieren... Eso es de ignorantes, tenemos que tener gente preparada. Entiendo los momentos de calentura porque los he tenido también, pero son momentos esporádicos. Después hay que tener contenido al momento de ejercer la profesión que uno hace".

"No podemos estar con miedo a todo. El miedo está relacionado a las inseguridades, y las inseguridades a partir de la no formación. En Argentina tenemos la suerte de tener ENEBA 1, 2 y 3, que es la Escuela Nacional de Entrenadores, después tenés otros cursos profesionales, pero no alcanza. Me parece que es un poco alocado lo que digo, pero estoy convencido de eso. Si alguien quiere ser entrenador deportivo tiene que hacer una carrera universitaria como cualquier profesional".

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

raptors, nurse
🎥 Playbook de los Raptors: sistema, datos, filosofía...
Sergio Rabinal
toronto raptors
La pizarra: La clave del éxito defensivo de Raptors
Sergio Rabinal
Marc Gasol Kyle Lowry Pascal Siakam Toronto Raptors
Las tres preguntas a responder por Toronto
Agustín Aboy
Pascal Siakam Andrea Bargnani
Los mejores y peores picks del Draft de Toronto
Agustín Aboy
Bane
Draft 2020: Bane, guardia versátil y triplero
Juan Estevez
Leandrinho Barbosa
Leandrinho y un recorrido en bicicleta para concientizar por el COVID-19
NBA.com Staff
Más noticias