);
New Orleans Pelicans

¿Qué esperar del debut de Zion Williamson?

Estas últimas semanas, la NBA se pudo ver repleta de rumores de traspaso y debates sobre quiénes deben y merecen ser All-Star. Aunque existe un elemento que la liga ha extrañado sin haberlo probado aún. Una máquina de crear hype, vender camisetas y llenar estadios. Quizás, la figura más mediática de la historia de la liga sin haber pisado de forma oficial un partido.

MÁS | ¡Todo lo que hay que saber del All-Star 2020!

Desde los primeros días de enero, los New Orleans Pelicans empezaron a contar en su día a día con un participante que aguardaban: Zion Williamson y su vuelta a los entrenamientos empezaban a ponerle fin a la recuperación después de operarse el pasado 21 de octubre del menisco de su rodilla derecha, esa inoportuna lesión que frenó su debut oficial en la NBA.

Los Pelicans viven la recuperación del N°1 del Draft 2019 no solo como la rehabilitación de una lesión, sino como una oportunidad para mejorar en el largo plazo. Cuando seleccionás a un chico como Zion en el 1, no lo hacés por su rendimiento inmediato, lo hacés por lo que puede ofrecer y esperás conseguir en varios años de vista.

"Los Pelicans están tratando de volver a enseñarle a caminar y correr de manera diferente, trabajando en la cadena cinética de su cuerpo", comentaba el periodista Jorge Sedano de ESPN estas pasadas Navidades, tras hablar con el jugador formado en Duke.

Más | El debut de Zion Williamson: ¿Cómo se estrenaron los N°1 del Draft en la historia?

El propio Zion decía, medio en broma medio en serio, que por él su debut "hubiese sido hace tres semanas". Confía en la franquicia, en el plan que han seguido y en sus especialistas médicos. ¿El objetivo? Que Williamson permanezca sano y tenga las mejores dinámicas físicas para establecerse como una bestia productiva y mediática como nunca antes vista en la NBA.

El debut de Zion del 22 de enero frente a San Antonio Spurs era el día que todos estaban esperando. ¿Qué se puede esperar de él? La mejor manera de conocerlo es mirar a la pretemporada, a cómo lo usaron los Pelicans para ver qué pueden conseguir con un Williamson sano. Porque recordemos que fue, con diferencia, una de las grandes sensaciones de la pretemporada de toda la liga.

Impacto internacional e inmediato

Los Pelicans se sitúan como el tercer equipo con menos asistencia a su estadio en la NBA durante lo que llevamos de temporada. Si se puede apostar aquí, meter dinero a que suben y entran en el top 10 debería ser considerado casi como una inversión segura. Williamson ya provocó una enorme cantidad de venta de abonos de campaña, aunque sin él no es lo mismo.

Zion lo cambia todo. Su impacto mediático es salvaje para un chico de su edad y puede llevar a los Pelicans a cuotas de mercado que jamás alcanzaron ni con Chris Paul ni con Anthony Davis. Es un fenómeno único e incomparable a cualquiera anterior.

Aparte de la atención que centrará el equipo de Alvin Gentry en su estadio, redes sociales, espectadores por partido y contenido generado sobre ellos, porque la proyección de Zion es internacional. Una figura así hace mejores a sus compañeros y facilita las cosas desde el primer momento que pisa el parqué.

Pero, ¿qué podemos esperar de Zion en la cancha y el uso que le darán los Pelicans? Ya en pretemporada vimos alguna pista, aunque por supuesto esos partidos quedan lejos de lo que es la temporada regular.

Más | El premio al Rookie del Año, ¿una misión imposible para Zion Williamson? Una mirada a los antecedentes esperando su debut

La rotación y conexión en pick&roll

Si había ganas de ver alguna conexión, era sin duda la de Zion con Lonzo Ball. Dos jugadores muy inteligentes, grandes pasadores y que en campo abierto se vuelven letales. La llegada de Williamson da a Gentry la posibilidad de generar muchísimo más peligro en el pick&roll, desde las manos de Lonzo y un Jrue Holiday que firma una temporada bastante descafeinada.

Simplemente con su presencia, Zion generará más espacio para el resto porque obliga a las defensas a cerrarse. El equipo rival jamás va a permitir -o ese será el plan- que Zion se dedique a firmar un concurso de volcadas en medio del encuentro. Destruye tu moral y eleva la suya hasta puntos que ni su propio salto puede alcanzar.

Esa combinación de cuerpo y velocidad lo convierten en un jugador ideal para recibir rápido tras el pick, poner el balón en el suelo y atacar sobre pique. Es ahí donde vemos su mejor versión: más rápido y potente que la mayoría de interiores. Una secuencia que usaban en repetidas ocasiones los Pelicans y desde la que alertan a toda la defensa rival.

Más | Zion Williamson y las 10 joyas que aún esconde el Draft 2019

Zion, sin balón

El jugador formado en Duke ofrece mucho abierto en el alero, esperando. Pese a que su tiro tiene mucho trabajo y la defensa siempre le va a conceder el tiro exterior antes que un corte o una penetración, ni Williamson se corta a la hora de tirar ni es el único recurso que tiene. De hecho, es excelente a la hora de cortar sin la pelota, leer los huecos y meterse como un cuchillo en el momento preciso.

Los Pelicans deben aprovechar esta capacidad. En la era de los triples y de quedarse abierto antes que cortar, saber jugar sin el balón es una capacidad que no tienen todos los jugadores y para la que Zion tiene un olfato especial. Luego, su atletismo ofrece el resto.

Pasó la mayor parte de sus jugadas en pretemporada en el alero, donde genera mucha atención de la defensa. Pese a esa carencia de tiro de tres, el rival está pendiente de que no cargue en su búsqueda del rebote ofensivo. Es un verdadero titán atacando el rebote de ataque y las defensas lo saben. Siempre genera peligro.

Más allá de estar en el alero o involucrado en el pick&roll, Williamson tuvo menos acciones en transición y en el poste bajo. En estas últimas secuencias, las defensas tienden a cerrarse en exceso y ahí interesaría a los Pelicans usar alineaciones en las que sirva de cinco, con otros cuatro jugadores que puedan tirar. Tratar de meterlo debajo del aro con Jaxson Hayes o Derrick Favors al lado puede ser mortal para el espaciado del equipo.

En transiciones es donde más pueden explotar sus habilidades. Por supuesto, en contraataques es un animal diferente, uno que se divierte y hace del campo vacío y del 2 contra 1 un espectáculo de viralidad. Sin embargo, en ataques rápidos, esos que los Warriors de Steve Kerr perfeccionaron con Stephen Curry y Klay Thompson, en New Orleans pueden construir una bomba. Aprovechar que la defensa se esté colocando para colar a Zion.

Inteligencia y rebote para la defensa

Zion ofrece músculo y materia gris. Destacan sus tapones salvajes, pero es inteligente como pocos y dispone de una gran capacidad reboteadora. Los Pelicans solo han sabido defender bien con Derrick Favors en cancha, un pivote veterano cuyo rendimiento siempre queda infravalorado. Con Williamson, las opciones se abren.

Un cinco con ambos ofrece mucho tamaño y rebote, mientras que Hayes tendrá menos problemas con un jugador como Zion al lado. El conocimiento táctico defensivo del número 1 del Draft es muy elevado, aunque falta verlo en NBA y no al lado de chicos, como pasaba en NCAA. Pese a todo, su capacidad de aprendizaje es muy alta.

En defensa, Zion permitirá a los Pelicans no depender tanto de Favors.

El entendimiento con Lonzo

Sí, también está Jrue. Sí, hay muchas ganas de ver un quinteto en el que Brandon Ingram sea el cuatro abierto y Zion el cinco. El regreso de Williamson aumenta el hype y genera muchas preguntas en el entorno de Louisiana. Lo que sí que está muy claro y sobresale es su conexión con Lonzo Ball.

Esta relación es bidireccional. No se trata solo de que Lonzo encuentre a Zion, es que han desarrollado una excelente relación dentro y fuera de la cancha, y saben perfectamente dónde está el otro y en qué momento. O al menos eso mostraron durante la pretemporada.

"Es un jugador que puede rebotear, subir el ritmo, picar la pelota, finalizar en el aro con un toque increíble y además recibir una falta", dice su compañero Josh Hart. "Será muy bueno y es emocionante porque no podemos esperar a que vuelva a jugar".

Sus compañeros han aparecido en varias ocasiones para destacar aspectos de su juego. Su inteligencia, su capacidad para comprender todo de manera muy rápida y ese toque cerca del aro del que habla Hart. Eso sí, es inevitable que varios temas vayan a aparecer durante las próximas semanas. Meses incluso.

Por ejemplo, ¿cuánto durará Zion sano? Si cada vez que Anthony Davis caía al suelo, el estadio se enmudecía, con Williamson será incluso más exagerado. ¿Cómo será la rotación? Ahora que Gentry tenía establecida una, tocará cambiar e ir introduciendo un elemento que lo cambiará todo. ¿Y el espaciado del equipo? Meter a Zion es un gran condicionante y los Pelicans son el 7º equipo en acierto en triples.

Sobre todo, la narrativa se centrará en su peso y en su estado de salud. Parece ser que los Pelicans han hecho todo lo posible por mejorar su situación, pero por supuesto esto no garantiza que permanezca sano. Por otro lado, si Zion pierde 20 kilos, pierde su juego. Precisamente lo que le diferencia del resto es esa combinación de potencia y velocidad.

Sigue toda la NBA en VIVO con el NBA League Pass

Zion es único. Es incomparable a otro jugador que haya pisado esta liga. Es por eso que se avecina un terremoto de enormes dimensiones, uno que no podremos controlar. Zion Williamson llega para trastocar a los Pelicans y a la NBA como la conocemos. Solo podemos pedir que sus rodillas aguanten.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Luka
Dallas pudo con Portland y los 47 de Lillard
Juan Estevez
LeBron
Triple-doble de LeBron para ganar en Brooklyn
Juan Estevez
Pascal Siakam y Trae Young
¿Cómo reaccionaron los jugadores a su llamado?
Carlos Herrera Luyando
LeBron
Los 5 datos sobre los titulares del All-Star
Juan Estevez
Luka Doncic, Pascal Siakam
NBA All-Star Game: Los debutantes en los 2000
Leandro Fernández
LeBron James
LeBron James, tercero con más All-Star
Carlos Herrera Luyando
Más noticias