New Orleans Pelicans

La evolución y explosión de Zion Williamson para convertirse en una estrella de la NBA

Han sido suficientes menos de 55 partidos para que Zion Williamson sea elegido All-Star por primera vez en su carrera. Algo que, si bien no hacía falta ser un gran analista para pronosticarlo, es digno de mención, fundamentalmente por la constante evolución y crecimiento que el jugador de New Orleans Pelicans ha demostrado hasta el momento. Después de experimentar una primera campaña muy complicada por los problemas físicos, la suspensión y la burbuja, el nativo de South Carolina ha arrancado este curso cumpliendo de sobra todas las expectativas puestas en él, razón por la cual ha sido incluido entre los reservas de la Conferencia Oeste, por delante de otros como pudiesen ser Devin Booker, Mike Conley o DeMar DeRozan.

MÁS | NBA All-Star Game 2021: cinco apuntes tras el anuncio de los suplentes

Reconocimiento más que merecido para un Zion que ha ido quemando etapas a una velocidad sinigual hasta destaparse en el presente mes de febrero como uno de los jugadores más complicados de detener de toda la NBA. El joven de apenas 20 años ha dado un considerable paso adelante a lo largo de las últimas semanas, consagrándose como la figura fundacional del juego ofensivo de los Pelicans, lo cual lo está llevando a promediar 26,8 puntos, 5,8 rebotes y 4,3 asistencias, todo ello con un sorprendente 65% de acierto en tiros de campo. De hecho, de mantener esta tendencia en lo que resta de semana se uniría a una exclusiva lista, ya que solo 5 jugadores han promediado 25 puntos por partido con un 65% de tiros en un mes desde hace más de 50 años: Dwight Howard, Charles Barkley, Bernard King, Kareem Abdul-Jabbar y Wilt Chamberlain (en tres ocasiones).

La razón que explica esta repentina explosión de Williamson parte de algo muy sencillo: adaptación. Y es que Zion, al fin, ha contado con continuidad y ha podido disputar una gran cantidad de partidos de manera seguida sin restricción de minutos alguna, asentándose al estándar de la competición y adaptando su cuerpo a las exigencias del juego. Por otro lado, esto ha permitido al equipo ir construyendo poco a poco una identidad alrededor suya, con automatismos muy marcados y secuencias que le han ayudado a tener un mejor encaje sobre el parqué.

Lo visto del jugador de los Pelicans en las últimas semanas proyecta un perfil técnico que puede convertirlo en alguien muy difícil de frenar si consigue tener el contexto adecuado. Zion Williamson está progresivamente pasando de ser un highlight andante para convertirse en una pieza de un valor tremendo a media cancha, ya ni hablemos en transición, con un manejo de la pelota, los espacios y los pivotes que lo proyectan como la siguiente barrera dentro de la posición de point-center. Porque es desde ese punto desde donde más proyección puede tener y donde el techo de mejora es más alto. Su interpretación del campo con el balón en las manos y la rapidez en la toma de decisiones va siguiendo una línea de desarrollo más que notoria.

Después de no llegar al mínimo de posesiones (10) en el bloqueo directo como manejador en la pasada campaña, siendo usado preferiblemente como finalizador (50 posesiones, 1,16 ppp), en 2021 con Van Gundy la dinámica ha cambiado considerablemente. En las 56 posesiones totales que ha tenido como finalizador del pick&roll, Williamson ha producido 1,14 puntos por posesión con un 56,5% de acierto, colocándose a la par de jugadores como Giannis Antetokounmpo (1,13 ppp) y por delante de otros como Pascal Siakam (0,96 ppp) o Ben Simmons (0,79 ppp).

La muestra, como es lógico, es muy pequeña y limitada y la herramienta que facilita NBA Stats tan solo recoge aquellas posesiones en las que Williamson interviene como finalizador en situaciones de bloqueo directo, por lo que habría que añadir un número indeterminado de secuencias que inician a través de una pantalla y las cuales culminan en una asistencia o un pase en otra dirección. Pese al reducido número de posesiones en las que Zion ha intervenido para finalizar se puede intuir una tendencia al alza, la cual al término de este curso podría superar las 100 posesiones, siguiendo el ejemplo de Giannis Antetokounmpo como un molde perfecto en el que fijarse.

Poniendo la lupa en algunas de las secuencias del sophomore llama la atención la facilidad con la que es capaz de poner el balón en el suelo para pasar la pantalla, pero más aún como modula su cuerpo para no solo absorber el posible contacto, sino para cambiar de dirección y encontrar la línea de juego más propicia. En ese sentido hay dos jugadores con quien se ha entendido a la perfección como manejador del bloqueo directo: Steven Adams y JJ Reddick. Uno para buscar el pick&roll (continuación a aro) y otro para el pick&pop (desbloqueo para triple).

Hay mucho de básquet salvaje en Zion por la pureza con la que afronta situaciones de este tipo, con cierta tendencia a lanzarse contra el aro sin medir las consecuencias que eso pueda tener. Además, carece del timing y el spacing adecuado para pasar la pantalla reteniendo a su perseguidor, lo cual amplifica la ventaja generada. Esto tiene una relación directa con su principal falla en su juego a día de hoy, el lanzamiento exterior, por ahora inexistente, lo cual facilita a sus defensores la decisión sobre el bloqueo, colapsando la pintura.

"Siempre que estoy en el pick-and-roll como manejador de la pelota, trato de hacer la mejor lectura", dijo recientemente el jugador de Pelicans.

No obstante, por ahora parece no haber respuesta clara a nivel defensivo para frenar a Williamson, el cual ha anotado 111 de sus 162 intentos en la zona restringida en el mes de febrero, haciéndolo líder de la NBA en ese sentido con un 68,5% de acierto. Es el que más ha conseguido y el que más tiros ha intentado en los aledaños del aro en estas últimas semanas, pero además es el que más ha convertido de toda la competición en esta temporada. No así en acierto, donde Bam Adebayo (81,3%) o Giannis Antetokounmpo (78,7%) lo superan ampliamente, entre otros.

Todo esto forma parte de un plan muy concreto desde los Pelicans con el que buscan desarrollar el potencial de Williamson, como es lógico. Incrementar las posesiones y acciones en las que tenga la responsabilidad en la toma de decisiones han de hacerlo no solo un mejor jugador sino alguien mucho más completo. Según Basketball Reference, Zion ha invertido el 14% del tiempo esta temporada en la posición de pivote, un aumento considerable respecto al 8% del pasado año. Hasta el momento Van Gundy solo ha puesto en cancha 5 alineaciones (mínimo 10 minutos en total) con solo Williamson como pivote dando resultados muy variados, desde datos muy positivos como lo opuesto.

Alineación

Minutos Ratio ofensivo Ratio defensivo Net rating
Bledsoe, Ingram, Ball, Hart, Williamson 23 114,0 121,0 -6,9
Redick, Bledsoe, Hart, Melli, Williamson 20 97,9 126,5 -28,7
Redick, Bledsoe, Hart, Alexander-Walker, Williamson 14 116,1 125,8 -9,7
Ingram, Ball, Hart, Melli, Williamson 13 132,0 84,6 +47,4
Ingram, Ball, Hart, Alexander-Walker, Williamson 12 110,3 82,8 +27,6

A nivel de espaciado ofensivo es obvio que el pick 1 del Draft de 2019 se siente mucho más cómodo cuando está rodeado de jugadores con tendencia a abrir el campo, lo cual no quita que pueda rendir a buen nivel junto a otro interior. Prueba de ello son las secuencias de high-low en las que actúa como ejecutor o finalizador a pase de Adams o Hernangómez, pero su versión más eficiente ha de venir de un rol más creativo con el balón, aumentando su uso y colocándolo en espacios que le permitan crecer desde ahí.

Es todavía muy temprano para establecer un juicio de valor sobre Zion Williamson, al fin y al cabo cumplirá 21 años el próximo mes de julio, para cuando presumiblemente haya disputado unos 100 partidos en su carrera. Pese a todo, la curva ascendente que está siguiendo el jugador de los New Orleans Pelicans, lo cual le ha servido para ganarse el honor de ser All-Star en su segundo año, siendo el cuarto más joven en la historia en lograrlo, solo por detrás de Magic Johnson, LeBron James y Kobe Bryant. El futuro tiene el nombre de Zion y estamos siendo testigos del nacimiento de un jugador que puede marcar época.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Morant
Memphis apagó el fuego de Paul George
Juan Estevez
McCollum
Festival ofensivo de Portland ante Phoenix
Juan Estevez
Luka Doncic (Dallas Mavericks), Scottie Barnes (Toronto Raptors)
Luka y Hardaway lideraron la reacción de Dallas
Juan Estevez
Duarte
Indiana trabajó extra para sumar su primer triunfo
Juan Estevez
Spencer Dinwiddie
Washington empieza a disfrutar la vuelta de Dinwiddie
Leandro Fernández
Scottie Barnes
Scottie Barnes y un inicio que ilusiona a Toronto
Leandro Fernández
Más noticias